4.14.2009

Arquitectura reciclable; una alternativa.

[ Alejandro Carrillo R. ]

Actualmente la tendencia arquitectónica para dar solución de vivienda a millones de personas ha sido la vivienda popular, básica, progresiva y en serie. Que hace uso de materiales económicos, diseño y distribución básica y multifuncional, para que puedan ser ampliados y modificados. Y que trae consigo, accesibilidad de éstas viviendas para poder ser adquiridas. Se soluciona la demanda de vivienda, con la introducción de esta nueva clase social de arquitectura, permitiendo que más gente obtenga casa propia, por más inadecuada e ineficaz que esta pudiera ser, pero que da seguridad de propiedad.

En contraste, el espacio de la ciudad, se torna una constante repetición, y más repetición, uno observa lo mismo y mismo en vivienda, todo en serie, en retícula, ausencia de creatividad e innovación arquitectónica, con lo que los arquitectos, difícilmente encontrarán verdaderos retos en los cuales participar, por lo que dirigen su atención a otro tipo de obras que incluyen la remodelación o diseño gráfico simple, confección de maquetas, diseño de espacios interiores, y muy escasamente, diseño del espacio público.

El enorme incremento de la población, que profesionalmente también trae mayor cantidad de arquitectos; la introducción de la población ordinaria a la autoconstrucción y al ‘hágalo usted mismo’; la búsqueda de la gente por adquirir una propiedad que dé seguridad, y que por supuesto, sea accesible, no son más que la causa del pobre intento por dar solución que se ha creado.

Porqué no buscar otras alternativas que provean una solución más integral a toda la problemática actual. Porqué no incursionar una arquitectura renovable, que permita recuperar la creatividad de los arquitectos, dar oportunidades a más de ellos, ofreciendo espacios únicos para cada tipo de necesidad, y absolutamente a costos accesibles. Una arquitectura, que más que preverle un futurible, una actividad futura, se le pueda insertar una fecha de caducidad, un tiempo limitado mucho menor al de la vida del que lo habite. De modo que se entraría en un constante reciclaje, cambio, que pueda generar una constante innovación, renovación que además permitirá un rápido acople de la arquitectura a su tiempo actual, a sus tendencias, a sus estilos, a sus tecnologías.

Es evidente que se requiere un profundo y exhaustivo análisis e investigación; respaldarse en las tecnologías actuales, tanto de materiales, como domóticas; adecuarse a la ideología y cultura del universo considerado, que indudablemente, ofrecerá muchas más variables en cuanto a creatividad, que continuar con el modelo popular actual. Y al tiempo actual, un tiempo globalizado, existen suficientes manos capaces para poder cambiar el sentido de esto, y volver a hacer de cada ciudad, un espacio único, funcional y ordenado, que no sólo se distinga por monumentos o edificios clásicos, sino también, porque cada espacio habitado es único, contemporáneo, y en constante renovación.

¿Se puede perder la identidad de cada urbe implementando arquitectura reciclable?, es una pregunta fuerte, y cuya respuesta es incierta; si bien, la ideología común que cada población tiene, muestra una enorme similitud colectiva, inclusive con la mayoría de los inmigrantes que en ella residen desde tiempo atrás, los tiempos van cambiando, las características que definen a la población también están en renovación, pero a fin de cuentas, la identidad que se genere para cada ciudad, será la que la población se haya creado a sí misma.

·Fotografía: Mirador en Pinohuacho / Rodrigo Sheward.

3 comentarios:

oswaldo dijo...

muy muy bueno alex felicidades....

solo dire una pequeña opinion.

me parese buena la idea pro segun lo que se entiende esto seria para clase media ( si es que aun existe), no generaria un costo quiza incansable el estar generando cambios. esa seria una cuestion muy importante por analisar...

un saludo y sigan haciendo cosas como estas

Alejandro Carrillo Romano dijo...

Oswaldo,
Primero que nada, un cordial saludo y agradecimiento por visitar nuestro blog y comentar.
Sin duda, tal como lo planteas, hablamos de viviendas accesibles para la población, de una clase media-baja digamos. Entonces, cómo logro tener una arquitectura única para cada vivienda que ésta clase me demanda. Lo que propongo es crear una arquitectura con una fecha de caducidad, cuyos materiales, estructura y acabados tengan un tiempo de vida menor, trayendo consigo un menor costo, equiparable al de continuar haciendo casas en serie.

Atte. Alejandro Carrillo.

Nell dijo...

El reciclar como tal es emplear los materiales -quiza no del lugar- y hacer algo propio para el lugar. Aunque la gente tenga materiales totalmente globalizados siempre busca la manera de hacer suyo su espacio, sentirlo propio, por ejemplo en las oficinas.