6.22.2009

Precisiones: Tradición vs Modernidad

[ Eduardo Arriaga ]


“despertar a la historia significa adquirir conciencia de nuestra singularidad, momento de reposo reflexivo antes de entregarnos al hacer” - Octavio Paz

Cuando se habla de arquitectura moderna mexicana es innegable que la referencia obligada es Luis Barragán, los colores, el paisaje, la ortogonalidad, y esa búsqueda de la “arquitectura emocional” son aspectos que caracterizaron (y en muchos casos aun caracterizan) la imagen de la arquitectura mexicana. Sin embargo mucha de la producción arquitectónica que actualmente se desarrolla en México dista mucho de tener indicios de identidad nacional, por diversas razones, por una parte la falta de recursos económicos (usual razón para justificar la poca creatividad invertida en los proyectos), la “mecanización de la construcción” que favorece el uso de elementos prefabricados a las técnicas constructivas tradicionales y por último la influencia de la globalización, representada principalmente por nuestro vecino del norte, y adoptada en la construcción como el High-tec.

La eterna discusión entre la pérdida en la integridad de la cultura nacional y la oportunidad de diversificar y enriquecer las posibilidades de construcción. Aparentemente en México como país en vías de desarrollo, se están abarcando las dos corrientes e incluso hay quien lleva a buenos términos ambas, por citar ejemplos, la biblioteca José Vasconcelos de Alberto Kalach, el recientemente inaugurado MUAC, obra de Teodoro González de León y la misma renovación de una casa diseñada por Luis Barragán en 1937 a cargo de Bernardo Gómez-Pimienta.

La postura expuesta es clara entonces, la pregunta ahora es ¿Cuánto tiempo permaneceremos en este punto medio? Entre lo que muchos entienden es la verdadera arquitectura mexicana por buena o mala que esta sea, y la búsqueda de unificarse con la arquitectura que se practica en Holanda, Suiza o Estados Unidos. Ahora, el tema central no es si estamos a favor o en contra de determinada postura sino reflexionar sobre el valor de los elementos históricos que dotan de singularidad a nuestra cultura y a preguntarnos si merecen ser tomados en cuenta en nuestra labor diaria o si, como lo diría el gran escritor mexicano Octavio Paz, solamente son el testigo menos sobornable de nuestra historia.
Referencias:
1.- Renovación Casa Barragán, BGP Arquitectura. Photo by Jaime Navarro
2.- Biblioteca Vasconcelos, TAX - Alberto Kalach. Photo by Pedro Vásquez Colmenares G.

No hay comentarios.: