1.18.2010

El arte del escape. Espacios para la desaparición.

[ Alejandro Carrillo R. ]

Conforme crecemos, y más aún si estudiamos la arquitectura y el urbanismo, nos vamos dando cuenta cómo las ciudades que habitamos, cambian bastante rápido debido al mismo rápido crecimiento de la población. Las manchas urbanas crecen desmedidamente, muchas veces hacia todos lados (norte, sur, este, oeste, y en vertical), muchas veces dispersamente. La capacidad de sus vialidades, de sus espacios públicos, de sus servicios e infraestructura inevitablemente comienzan a volverse insuficientes, y esto, añadido a los problemas que cada ser humano tiene, suma un gran estrés y tensión entre la población. Se deteriora el ser humano junto con la ciudad.

Sin duda la ciudad es una jungla. La jungla de asfalto, la jungla predominada por el automóvil, la jungla donde el smog es el aire que respiramos. Es inevitable, conforme crecemos, lo vemos, lo vivimos, lo sentimos y lo sufrimos, y quien no quisiera escapar a ello.

Quizá no poseamos la solución para corregir la ciudad por completo, mucho menos la solución para los problemas de cada quien, pero indudablemente, el sólo hecho de llegar a nuestra casa tras una jornada en la jungla, nos da el respiro que necesitamos, así como el momento de la liberación del estrés; y si no es así, arquitectos, estamos fallando, porque así lo deberíamos hacer (al menos eso creo yo).

Escapar es un arte, diría el spot publicitario de la Ford Escape, y ciertamente lo es; en vivienda tenemos, o una de dos: o contamos con el capital suficiente para comprar un terreno fuera de la ciudad, en el campo, en la playa, en una montaña o qué se yo y construir nuestra casa de descanso; o hacemos que nuestro hogar en la ciudad esté en armonía y comunicación con la naturaleza (no sólo refiriéndome a la flora y fauna, sino también al resto de la ciudad) de modo que nos sintamos en paz, como si hubiéramos desaparecido del sitio.

Latinoamérica es privilegiada en contar con increíbles hitos naturales diversos, así como de tener el espacio-clima, en general ideal. Y es por eso que las casas para el descanso fuera de la ciudad, en nuestro continente son todo un reto que hay que saber llevar, puesto que aquí entran factores como el ya mencionado clima, y la grande historia con la que carga nuestra arquitectura. Y si es así, fuera de la ciudad, mucho más aún dentro de ella. Hay muchos ejemplos de que se pueden lograr excelentes soluciones, aún cuando el sitio parece ser el más adverso.

Necesitamos de la paz y la tranquilidad, la casa debe volverse dicho sitio y no una oficina más, como dijo el crítico Luis Fernando Galiano que hoy en día invertimos los papeles de lo privado y de lo del trabajo, es cierto, hoy trabajamos en nuestras salas de estar, en la terraza, el sentido del espacio ha cambiado radicalmente. Debemos recuperar el sentido y el objetivo para lo que cada espacio fue diseñado. Citando ahora a Luis Barragán, ‘mi casa es mi refugio (…), no un lugar frío de conveniencia’. Quien quiere llegar a su casa, a descansar, a cambiar de actividad, escuchando el claxon del automóvil, sintiendo la contaminación visual, auditiva y demás que existe hoy (puesto que hoy hasta a nuestro teléfono celular le llegan anuncios publicitarios indeseados), de manera que uno queda atrapado, uno sigue atrapado en la ciudad, atrapado en lo mismo. O qué tal el tener una casa a fueras de la ciudad, en la que esté todo frío o muy caliente, y sin vistas hacia los hitos que se pueden apreciar desde ahí, dignos de admiración; aunque no estamos en la ciudad, uno sigue estando atrapado.

No es sencillo, pues el análisis de la orientación, del clima y del contexto se vuelve mucho más exhaustivo (y a eso hay que agregarle el perfil y las necesidades de la persona que utilizará ese espacio); y a fin de cuentas, el buen o mal resultado será determinado por el mundo más o menos estresado que observemos, cada espacio se viene a convertir en un espacio del escape al estrés, y de una desaparición a todos los demás.

Imágenes.
- Separation Creek House de Jackson Clements Burrows en Separation Creek (Australia).
Aparece en Arch Daily.
- Naha City Gallery & Apartment house de 1100 Architect en Okinawa (Japón).
Aparece en Arch Daily.

No hay comentarios.: