6.07.2011

New York, Solar City.


Será un hito en la construcción sostenible: una estructura que genera cada watt de la energía que requiere a partir de una cubierta de paneles solares de 96 KW, alzada como un caparazón por encima de su techo. Bombas subterráneas calentarán la estructura, llamada Solar 2, en el invierno, y las paredes fuertemente aisladas mantendrán fuera al aire caliente en el verano.

Solar 2, un centro de educación de energía verde creado por el grupo sin fines de lucro Solar One, no se construirá en el "Sunbelt" o en un parque nacional. En su lugar, ocupará un vertedero contaminado en el Río Este de Manhattan, cerca de algunas de las calles más densamente pobladas del mundo. Solar One está actualmente recaudando fondos para construir el edificio de $ 12 MDD, que se ha clasificado por un Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental (LEED) Platinum Award del U.S. Green Building Council.

Hace menos de 20 años, un "edificio de energía cero" no hubiera tenido oportunidad en Nueva York, según Gregory Kiss de Kiss + Cathcart Arquitectos, diseñador del edificio. En ese momento, los edificios equipados con paneles solares fotovoltaicos - llamados fotovoltaicos integrados al edificio (BIPV) – se pusieron de moda en California y el norte de Europa, pero los desarrolladores de Nueva York y los propietarios de viviendas no los aceptaban. Los paneles solares eran demasiado caros, no había incentivos financieros para la instalación y el proceso de aprobación era incómodo. En algunos casos, era incluso ilegal instalar paneles solares en un edificio y luego intentar conectarse a la red, según los expertos de energía de Nueva York.

Los tiempos han cambiado.

"Ahora todos los proyectos [que diseñamos] que son altamente sustentables están bien (son bien vistos y son posibles) en Nueva York", dijo Kiss.

Un número creciente de proyectos de alto perfil, desde comerciales de alto nivel hasta mixtos y viviendas de bajos ingresos en Brooklyn y South Bronx, están colocando paneles solares en todos los rincones imaginables: techos, muros, y dentro de las pieles de los edificios.

En los últimos 5 años, la capacidad solar fotovoltaica en la Gran Manzana casi se ha cuadruplicado desde alrededor de 1,5 MW a 5,7 MW, según un reciente informe llamado Futuro de la Energía Solar de Nueva York. La tasa de crecimiento se está acelerando y la ciudad podría añadir otros 45 a 70 MW de capacidad solar para el año 2015, según el New York City Solar America City Partnership. (La compañía que produce electricidad en NY Con Edison reivindica que 1 MW puede abastecer a 1,000 viviendas).

"Hemos duplicado la cantidad de energía solar en la ciudad en el último año", dijo Tria Case, directora de sustentabilidad de la universidad City University of New York, y líder de NYC Solar America City Partnership, la cual fue coautora del informe. "No he oído hablar de cualquier otra ciudad con ese porcentaje de crecimiento."

Nueva York, una ciudad tan gris que el primer ministro soviético Nikita Krushchev dijo una vez, "que haría que una piedra se enfermara", puede parecer un lugar poco probable para un despertar solar. Todavía tiene sólo la mitad de la capacidad de energía solar instalada comparado con las ciudades medias de California. Pero los expertos dicen que los altos precios de la electricidad en la ciudad y la moderada luz solar que tiene, en cierto modo, la hacen tan buen lugar para la energía solar como la ‘bañada por el sol’ Arizona.

Los paneles solares en Nueva York reciben más sol en pleno verano, justo cuando el aire acondicionado está encendido, de acuerdo con Richard Pérez, profesor de SUNY Albany y autoridad líder en energía solar en Nueva York. Por lo tanto, la energía solar puede proporcionar la mayor cantidad de electricidad cuando la presión en la red eléctrica está en su apogeo. Este llamado "afeitado de pico" tiene dos ventajas principales: hace a la red menos susceptible a apagones, que causan alrededor de $ 100 mil MDD en pérdidas al año en todo el país, dijo Pérez, y también hace a la ciudad menos dependiente de la potencia máxima, que es más sucia puesto que los servicios públicos deben utilizar combustibles intensos en carbono como el carbón y el gas natural para poder generar la carga adicional.

"Debido a su perfil de demanda eléctrica, [Nueva York] es probablemente uno de los mejores lugares en el país y en el mundo para tomar ventaja de esta capacidad", escribió Pérez en un estudio en 2008.

El sector público y privado, comenzó a despertar las posibilidades de energía solar en Nueva York a finales del siglo pasado. En 1999, el Battery Park City Authority, que controla el desarrollo cerca de la punta sur de la ciudad - comenzó a exigir a los nuevos edificios generar el 5 % de su electricidad a partir de energía renovable. Desde 2003, 8 edificios de viviendas han incorporado 361 KW de paneles solares fotovoltaicos. Las leyes de Nueva York también han cambiado gradualmente para permitir la "medición neta", lo que significa que la marcación del consumo de electricidad girará hacia atrás si una instalación solar produce más energía que la que el edificio requiere.

Pero el verdadero momento de arranque solar llegó con la consecución en el 2000 de 4 Times Square, también conocido como el edificio de Condé Nast. La doceava torre más alta de Nueva York, fue desarrollada por Douglas Durst, un piloto de Toyota Prius, que buscaba una "mejor, más inteligente forma de construir." La estructura incorpora paneles solares de película fina de los pisos 37 al 43, junto con otras características de energía sostenible.

Sin embargo, no todo el mundo está impresionado por el rascacielos "verde" y los edificios que el 4 Times Square anunció. David Owen, autor de "Green Metropolis: Why Living Smaller, Living Closer, and Driving Less Are the Keys to Sustainability", señala que los paneles solares del 4 Times Square, pueden generar un máximo de 15 KW de potencia, "son en realidad para mostrar el resultado. "

"Lo que siempre digo es que menos del 1 % de la potencia del edificio proviene de los paneles", dijo Owen, que es un escritor de planta para The New Yorker, que se encuentra en 4 Times Square. "Supongo que es sólo un eufemismo para el cero por ciento. No es un buen lugar para los paneles solares. "

Owen cree que colocar gente, aumentar el aislamiento e instalar calefacción y refrigeración en el edificio hacen más por el medio ambiente que colocar paneles solares y otras características sostenibles en un edificio. La gente, agregó, está tratando de consumir y gastar su manera de salir del problema climático en vez de hacer decisiones difíciles para ahorrar energía. "Es una manera de ver ocupados por el medio ambiente sin realmente hacer nada", dijo.

Cualquiera que esté realmente interesado en la energía solar debería mirar hacia aumentar los proyectos de servicios públicos, y no poner sólo algunos paneles solares en los edificios, dijo.

Arquitectos de edificios sostenibles cuentan que incluso instalaciones relativamente pequeñas pueden marcar una gran diferencia cuando se instalan en muchas de las estructuras. "Es el beneficio acumulativo de estas cosas que la gente olvida", dijo Robert Garneau de Grimshaw Architects.

Grimshaw, junto con Dattner Architects, diseñó Vía Verde, un desarrollo de vivienda de ingresos mixtos en el sur del Bronx de 100 MDD, que está actualmente en construcción y programado para completarse en 2012. El edificio utilizará paneles solares horizontales y verticales para generar 66 kW o 15 % de la electricidad necesaria para las áreas comunes del edificio. Los paneles solares verticales en la Vía Verde dejan espacios planos abiertos para "techos verdes", y el costo de la instalación se amortiza en unos 15 años.

Por supuesto, el camino hacia un Nueva York solar no está libre de zarzas, en particular para las pequeñas instalaciones en techos de casas. Los altos costos de instalación y un complicado proceso que permita la participación y aprobación por separado de los departamentos de la del a construcción, bomberos, y compañías de electricidad, tienen un crecimiento limitado. El proceso de permisos en Nueva York, por ejemplo, puede aumentar hasta $ 8,000 el costo de las instalaciones solares, según un estudio de CUNY.

Pero las agencias de la ciudad y la concesionada Con Edison son ahora el objetivo para reducir el proceso de permisos a 100 días, y están creando un portal web único para las aplicaciones. Otra serie de iniciativas se centran en la reducción de los costos de instalación, la creación de opciones de financiamiento, y facilitar la conexión a la red. CUNY, que trabaja con una coalición de agencias de la ciudad y el estado, junto con el Department of Energy in the New York City Solar America City Partnership, también está creando un mapa solar de la ciudad, que saldrá en junio (2011), para mostrar a los propietarios de edificios donde es que los paneles solares pueden ubicarse.

Y si bien no todos los edificios pueden ser Solar 2, los defensores de la energía solar en la ciudad argumentan que no hay razón para que Nueva York no pueda ser el prototipo de ciudad solar.

"Las aspiraciones de uno deben ir tan lejos como les sea posible ir", dijo Gregory Kiss. "Un edificio debe tener una verdadera contribución positiva al medio ambiente."

Imagen: Cortesía usuario de Flickr ChrisGoldNY

No hay comentarios.: